El muerto viviente

Se sintió una explosión que hizo que Leonel se despertara, había  un extraño olor a humedad, a viejo. Leonel era un hombre silencioso, miraba incrédulo, estaba asustado, su corazón latía de prisa, se sentía aturdido, sudaba, toda su ropa estaba mojada. Miraba a su alrededor para saber donde estaba, se suponía que anoche se había recostado en su cama muy cansado, de pronto esto que le estaba pasando era producto de un sueño, de una pesadilla. ¿Que hacía allí en ese sitio inmundo, sombrío, que olía a podredumbre? Se paró como pudo y decidió ir a caminar por esas calles. Tenía que averiguar donde se encontraba.

Sus ojos miraban desorbitados, ese sitio era totalmente desconocido para él. Era un pueblo pequeño, con una plaza central donde se levantaba una iglesia...

Leer Más

Adios para siempre Adios

Amaneció, Ángela se despierta en su habitación, abre las cortinas para que entre la luz. Ve por la ventana que el día está radiante, el cielo despejado y el sol resplandeciente. Hoy, está más feliz que de costumbre, su entusiasmo es evidente, hoy llega su nieta de Londres, ha estado esperando ansiosa que esta fecha llegara, ya han pasado 2 años, eso hacía que no la ve. Baja las escaleras, su marido ya se ha ido, siente el olor a café recién hecho, y le pide a Luz que le sirva uno, a esa hora del día sirve recargar energía, aunque hoy las tiene ¡todas! De repente, suena el teléfono y al otro lado de la bocina se encuentra Yelena quien con voz angustiada le dice:

––Señora Ángela, veo a su tío mal, está tembloroso, tiene dificultad para coordinar, no tiene equilibrio, su sembla...

Leer Más

Evocación

Sentada frente al mar evocaba esos hermosos años vividos, tantas cosas cruzaban por su mente, iban y venían como las olas que golpean los espolones de ese atardecer costero, el cielo de un azul profundo, y el sol brillante ocultándose en el infinito.

Isabel a sus 87 años aún conserva su lozanía, una piel blanca, tersa, aterciopelada, unos ojos color ámbar, mirada profunda, capaz de penetrar el alma de quien la mira, pelo blanco, y unas cuantas marcas que reflejan el paso de los años. Allí sentada seguía tejiendo su historia, como quien quiere prolongar su existencia. Si, prolongar su existencia. Isabel quería ser inmortal...

Leer Más

10 factores para convertirse en un empresario exitoso.

El blog de Laura Montoya, Temas de interes
  1. Conocer el negocio

Para que exista un negocio, este debe de ser bueno para ambas partes  y debe existir continuidad. Si no se da esta continuidad, no hay negocio. Conocer la industria en la cual nos desempeñamos es de vital importancia. Saber que pasa, como evoluciona, su crecimiento, sus amenazas y las oportunidades que se tienen.

Hay que saber negociar.  Plantear una negociación frente a un proveedor, frente a un cliente, frente a un potencial  inversionista; son cosas distintas. Hay que saber cuando  se debe hacer una negociación dura, una negociación blanda o una negociación mixta. Saber establecer los acuerdos de negociación y sus principios éticos , pues una de las cosas que todo directivo debe cultivar incesantemente es su imagen ética...

Leer Más

La hormiga que dejo de ser invisible

Pancracia, nació en un hormiguero común, era retraída, ensimismada, prácticamente nadie notaba su presencia, se podría decir, que era invisible ante los ojos de los demás. Cuando Pancracia nació, su mamá, centró toda su atención en ella. Su padre, tal, como suele suceder con las hormigas, falleció, poco después de haber entregado la carga genética a su madre la Hormiga Reina.

Pancracia creció muy sobreprotegida y no desarrolló su instinto de defensa, siempre tenía quien

cuidara de ella. Su niñez fue triste, sin brillo y sin amigos. Creció acompañada solo de las hormigas adultas, pasaba sus días sentada mirando ese mundo que estaba allá afuera y que ella veía maravilloso lleno de brillo, pero por miedo, prefería no conocerlo.

Un día, Pancracia sintió que no podía segu...

Leer Más