Mar artículos etiquetados

Soneto para un Marino

Dentro de mí, tengo un gran sueño, sueño infinito, fugaz y duradero,

le pertenece al viento, al mar, al cielo, le pertenece al mundo entero.

Tu vida está en mi vida, llegaste a mí un día de enero,

vives del mar, del amor, de tu crucero,

yo vivo en ti, y junto a ti, vivirá mi pensamiento.

En noches tristes, melancólicas y sombrías,

cuando en tu buque navegues por tu mar,

solo, en la proa mirarás las estrellas, y con las olas que a tu paso navegan,

recordarás, que en un lugar lejano está, una Sirena que espera tu atracar.

Donde las aguas son profundas, está tu velero,

bajo las olas pensativas el gran navío de nuestro amor está despierto

para este amor interminable, todos los puertos de la tierra son pequeños,

solo ese mar que nos comprende, puede medir, la inmensidad de nues...

Leer Más

Barranquilla

Barranquilla, te llevo dentro de mí ,

en tus calles y en tus noches existe una magia que seduce,

tus carnavales y tu gente te llenan de color y de alegría

tus noches y tus Palmeras al lado de la luna y de la brisa

le dan un toque de misterio y un encanto que conquista.

Llegar allí, es como sentir que se está en el sitio correcto,

en el lugar perfecto, porque el  alma se estremece de una extraña emoción.

Su gente, sus sitios, su calor, su olor a costa, a sal, a brisa marina,

es una bocanada de aire que magistralmente te conecta con la vida.

Tu cielo estrellado y ese sol que quema en tus tardes coloridas

llenan de alegría el corazón y hacen que evoque con gran emoción

cada minuto y cada instante que viví allí con plenitud.

Tu gente alegre, llena de vida, que derrocha entusiasmo ...

Leer Más

Soneto para un Marino

Un día en las tardes Decembrinas,

cuando en la costa del Atlántico me encontraba,

estaba un hombre que en el bar bebía, de Estela Maris, una Casa Marina.

Una mirada fija concentraba que penetraba en el interior de mi alma niña,

al acercarse mi ser presentía que en ese momento mi vida cambiaría.

Desde ese entonces amor nos juramos,

pero yo me iría y el continuaría su vida que era el mar

y a navegar se iría por la inmensidad de un amor que quedaría.

El tiempo pasaba pero el amor continuaba, ahora yo sola  en mi interior espero

y el allá unido a su velero espera el día para anclar su vida.

Es una historia de un hombre marino, para quien el mundo enamoran y se van,

más yo confío que su amor es sincero y el también sabe que es el momento de anclar.

Desde entonces mi alma es...

Leer Más