tristeza artículos etiquetados

Por siempre hermanas

Era viernes en la noche, Andreina estaba invitada a una cena de las exalumnas del colegio. Hacía más de 10 años no las veía, pero siempre había odiado sus lenguas viperinas y sabía que esas reuniones solo se limitaban a hablar de la una y de la otra, de manera que pensó que mejor era irse a dormir temprano, leer un buen libro y degustar una copa de vino, envés de irse a reunir con sus excompañeras a escucharlas clavar ponzoñas y sembrar cizañas. Andreina era una mujer práctica, vivía sin complicaciones, siempre se rebuscaba la suerte y cuando la encontraba se aferraba a sus crines como el más hábil de los jinetes...

Leer Más

Ella

Ella se sentía sola y una lágrima  rodaba por su mejilla.

Él quería alcanzarla pero no podía,

necesitaba una escalera muy alta porque ella estaba allá arriba

prisionera  de su mundo, sombría y triste. Quería vivir.

Ella despertó un día y decidida se hecho a correr.

Él luchó contra todo, llegó donde ella y le enseño a vivir.

Ella decidió volar, dejar su castillo, llenarse de magia y se dejó seducir

por esa sonrisa, por esa mirada, por esa alma blanca

que se convertía en su segunda piel.

Ella, llena de vida con color en sus mejillas se montó en el carrusel.

Él, con sus abrazos y besos de mil sabores la lleno de aventura,

le acarició el alma le devolvió la vida, la hizo mujer.

Ella no pudo, no quiso quedarse, emprendió el vuelo,

se lleno de miedo y se fu...

Leer Más

El habitante de la tierra sin nombre

Relato habitante de la tierra sin nombre

Era martes, 28 de septiembre de 1.925. Había amanecido más temprano que de costumbre. Eran las 6 de la mañana y ya el sol entraba por la ventana. Martin Elías Carvalho, con su mirada profunda, miraba a su alrededor, notaba en el ambiente algo extraño, difícil de descifrar, un silencio profundo que se extendía en el espacio. Estaba inmóvil, petrificado, sentía una rigidez en todo el cuerpo, era indudable que algo pasaba, lo sentía, lo palpaba, pero su cuerpo no le respondía para correr y asomarse hasta la ventana. Sus ojos azules miraban con terror, todo a su alrededor estaba distinto, sacó fuerzas de donde no las tenía

para gritar y que alguien corriera en su auxilio, pero fue en vano, nadie acudía, solo lo seguía envolviendo el mismo silencio que se esparcía en la inmensidad ...

Leer Más

Los colores de la vida

Sueños de colores, sueños azules, verdes, tricolores,

girando en el espacio, en el día y en mis noches.

Sólo sueños… llenos de colores,

que se pintan con la magia que encierra cada día.

Cuando no siento nada es el blanco que inunda mi alma,

es hacer un alto en el camino y detener el encanto de la vida,

es no tener colores con que pintar mi sonrisa.

Cuando llega la ilusión llega el verde a mi vida,

es esa mágica esperanza que da el despuntar del día,

esas ganas de vivir, de derrochar alegría,

de elevar cometas, fabricar castillos y vivir fantasías.

De pronto un día gris nos llena de gran melancolía,

de esa tristeza oculta que a veces nos visita,

cuando cae la lluvia nuestra alma se agita,

se nos oprime el pecho y corre una lágrima por nuestra mejilla.

Llega el azul entonces a...

Leer Más